Los comentarios de Brandon Sanderson sobre «El Ritmo de la Guerra» (3/3)

Los comentarios de Brandon Sanderson sobre «El Ritmo de la Guerra» (3/3)

Vamos por fin con la última entrega de las anotaciones de Brandon Sanderson sobre los capítulos que se publicaron anticipadamente de su última novela, El Ritmo de la Guerra, que a estas alturas ya ha llegado a las librerías traducida por un servidor. Tenéis una explicación más detallada en la primera entrada de anotaciones, y podéis leer también la segunda.

Así que vamos directamente al grano: dado que los textos de Brandon para esta última tanda ya son bastante largos, mejor que no me enrolle yo demasiado en la introducción. Como siempre, eso sí, una advertencia antes de que sigáis: estos comentarios de Sanderson revelan información sobre los primeros capítulos de El Ritmo de la Guerra, pero también sobre cosas que sucederán más adelante en la novela. Quizá os interese esperar a haberla terminado antes de leer lo que viene a continuación.

¿Bien? ¿Todo claro? Pues vamos.

Capítulo 15

Podéis leerlo en inglés y en español. A continuación, el comentario de Brandon Sanderson traducido:

Estaba esperando a que leyerais este capítulo, porque tiene algunos de mis momentos favoritos de la primera parte: desde la conversación con Rlain y hablaros por fin de algunas mecánicas que permitían a los oyentes sobrevivir en las Llanuras Quebradas hasta, por supuesto, haber podido escribir un combate en el que intervienen Despertares por primera vez desde hacía ya un tiempo. También me gusta escribir sobre Kaladin visto por alguien como Zahel, ya que me ofrece algunas oportunidades interesantes.

 

También es evidente que (de nuevo) estoy forzando los límites de lo que puede esperarse que el lector recuerde o sepa sobre el Cosmere para disfrutar de estos libros.

 

En mi opinión, está bien pensar que «Zahel es capaz de hacer cosas raras y misteriosas que no comprendo» para los lectores que no hayan experimentado nada más del Cosmere. De hecho, estoy convencido de que, incluso si El aliento de los dioses no se hubiera publicado, escribiría escenas como esta del mismo modo. En la literatura fantástica es un motivo habitual que una figura poderosa, como Gandalf, haga cosas que parecen transgredir las normas que todos los demás están obligados a obedecer. Una cosa que me gusta de tener el Cosmere para jugar con él como creador es que me permite escribir escenas como esta, que al mismo tiempo son misteriosas y están explicadas con todo detalle por el sistema de magia general, si el lector quiere investigarlo.

 

También debo añadir que Zahel está haciendo una suposición fundada sobre Szeth en este capítulo. Lo que dice, no lo sabe al cien por cien.

 

Me temo que este será el último capítulo relativamente consciente del Cosmere que encontraréis en los adelantos. Hay unos pocos más, parecidos a este, mucho más avanzada la novela.
 

Brandon Sanderson en Reddit.

Capítulo 16

Lo tenéis disponible en inglés y en español. Y lo que Brandon tenía que decir sobre él es…

Creo que este capítulo es un buen momento para hablar de mi filosofía al escoger los personajes con punto de vista para estos libros. Me han llegado mensajes privados diciendo: «¿Por qué no hay puntos de vista de Dalinar?», o «¿Por qué no los hay de Adolin?». Y comprendo esa frustración.

 

Sin embargo, cuando empecé a escribir esta serie, investigué las historias de fantasía épica en varios volúmenes que me habían gustado, además de algunos ejemplos entre las más populares, y me esforcé por detectar los escollos con los que solía tropezar el formato. En mi opinión, uno de los más importantes era la dispersión de personajes. Estas sagas tienden a acabar teniendo tantos personajes interesantes que el autor, a su vez, termina escribiendo secuencias enteras (e incluso libros) que no hacen avanzar la historia, sino que recorren tramas nuevas.

 

Y aunque me gusta que haya algo de eso, quería hacer todo lo posible para mitigarlo. Lo cual implicaba limitar los puntos de vista, incluso entre los protagonistas de la serie. Eso ayuda a impedir la dispersión, al menos para mí, porque cuando me meto en la cabeza de alguien, me resulta natural empezar a trabajar en subtramas y arcos de personaje para él. En este caso, necesitaba limitar mi enfoque, y también limitarme a mí mismo. Procurar no escribir secuencias enteras para cada personaje en cada parte de cada libro. Aunque sé que algunos de vosotros habríais disfrutado con eso, la verdad es que preferiría terminar esta decalogía antes de cumplir los cien años. Eso y que tengo la impresión de que los libros deberían estar tan centrados como sea razonable, dada su longitud.

 

Por eso, cuando planeo una novela, miro todos los personajes que podrían tener un punto de vista en una sección dada, pero luego reduzco esa lista a unos pocos de entre ellos. Sin duda, Dalinar podría haber tenido puntos de vista en la primera parte de esta novela, pero decidí que la perspectiva de Navani era la que tenía más sentido para la historia que iba a contar. Así que, aunque podéis ver una dosis saludable de Dalinar, no tenemos sus puntos de vista.

 

Llegarán más adelante en el libro, en una parte en la que es apropiado disponer de su perspectiva sobre las cosas que pasan. Necesito buscar los personajes que más aportan a una secuencia dada, y eso suele significar aquellos que más cambian, que más averiguan o cuya secuencia ofrece más tensión. No creáis que no lamento a veces este recorte despiadado de puntos de vista, pero creo que es la decisión correcta: la alternativa sería ver cómo la saga se infla a muchos más libros y, a la vez, la narrativa se ralentiza hasta el punto de que transcurren novelas enteras y el lector se pregunta qué se ha conseguido realmente en ellas.

 

¡Solo quedan otros tres capítulos de adelanto antes de que tengáis el libro entero! (Y también querría disculparme con aquellos de vosotros que encontréis esta anotación reiterativa, llena de cosas que ya había dicho antes. A veces es difícil juzgar qué será información nueva para la mayoría de los lectores y qué empieza a estar ya demasiado trillado, por así decirlo.)
 

Brandon Sanderson en Reddit.

Capítulo 17

Como siempre, está en inglés y en español. La anotación para este capítulo es un poco distinta del resto, centrada en el personaje de Jasnah, sobre todo en un aspecto concreto de ella. Revela cosas que quizá queráis esperar a leer hasta tener bastante más avanzada la novela. Sabréis cuándo.

Mientras trabajaba en la anotación para el capítulo de la semana pasada, caí en la cuenta de que estaba rozando un tema sobre el que quería hablar de forma más sustancial. Así que decidí apartar esa anotación y escribir una entrada separada al respecto, más larga y con más profundidad. Este texto sí que va a destripar algunos detalles del libro, en concreto relacionados con Jasnah y su identidad sexual. Si preferís leerlo cuando llegue su momento en la historia, os sugeriría dejarlo ahora y volver aquí dentro de un mes o dos, cuando ya hayáis leído El Ritmo de la Guerra.

 

No obstante, una buena comunicación con los aficionados —sobre todo en lo relativo a las expectativas— es algo que considero un principio fundacional de mi carrera. Durante la lectura beta tuve la oportunidad de vislumbrar cómo podrían reaccionar los lectores a ciertos aspectos de Jasnah, y en ese momento decidí que publicaría una entrada como esta antes de que saliera el libro.

 

El problema es el siguiente: a lo largo de la saga, la gente ha estado preguntándome por la sexualidad de Jasnah. ¿Es gay, bi, hetero, nada de lo anterior? Lo normal era que les respondiera con alguna variante de esto: «Jasnah preferiría que os centrarais en otros aspectos de su identidad, y no en su sexualidad».

 

Decía eso por varios motivos. El primero es que creo que encaja con el personaje y con lo que ella querría. El segundo es que hasta ahora he evitado hablar demasiado sobre Jasnah por norma general, ya que planeo que sea un personaje importante (quizá el más importante) de la segunda pentalogía, así que lo mejor es no centrarnos mucho en ella de momento. Ya habrá tiempo de sobra para hablar de Jasnah más adelante. El tercero en que no suelo forzar las relaciones en mis personajes al escribir. Depende del personaje, por supuesto: Navani y Dalinar, por ejemplo, tenían un romance planeado desde el principio como parte principal de su trama. Pero para muchos personajes, me dejo espacio a mí mismo para ver qué creo que funciona mejor a medida que se desarrolla la historia.

 

El resultado de ser tan impreciso con estas cosas, sin embargo, fue que al parecer llevé a mucha gente a creer que estaba haciendo mi juego habitual de: «Si Brandon no dice nada sobre un tema, será que es misterioso, ¡y por tanto algo sobre lo que especular a lo bestia!». Esto, obviamente, es culpa mía.

 

He oído muchas cosas distintas, por e-mail y en persona, de gente que me hizo comprender que muchos de vosotros queréis cosas que se excluyen entre ellas para este aspecto del personaje. Cuando empecé a trabajar en El Ritmo de la Guerra, decidí que debería revelar algo en el libro para levantar un poco el telón de misterio, ya que nunca pretendí que se hiciera tan grande como se hizo.

 

Probé varias cosas para ver qué funcionaba y qué era lo más genuino para el personaje. Al final, me decidí por lo que me pareció que era mejor y cuadraba más con la forma en que yo veo a Jasnah. Para quienes queráis saberlo, voy a poner esta parte detrás de otra capa de spoiler: Jasnah es asexual, y actualmente heterorromántica. Sus sentimientos sobre la intimidad física son muy neutros: no es algo en lo que ella esté interesada de por sí, pero tampoco algo que se oponga a hacer por una persona que le importa. Probé varias opciones con el personaje y esta es la que de verdad me encajó… después de recibir consejos, sugerencias y ayuda de varios lectores asexuales.

 

Entre otros motivos, quería escribir esta entrada para dirigirme a las personas que vayan a quedarse decepcionadas, ya que me preocupa que, al haber hecho de Jasnah una página en blanco en este aspecto, diese pie sin querer a que mucha gente teorice y asigne al personaje unas ideas que le gustaban. En consecuencia, es inevitable que decepcione a esa gente. (Aunque confío en que haya quienes consideren que la opción por la que me he decantado cuadra con la caracterización de Jasnah y con su personalidad general.)

 

Pasando a la parte principal de esta anotación, quería hablaros de cómo surgió Jasnah y de las cosas que la inspiraron. Así que, si me disculpáis un momento, quiero llevaros por ese camino, que además creo que podría explicar en parte por qué terminé tomando la decisión que tomé.

 

Cuando empecé a trabajar en «El Archivo de las Tormentas», allá por 2002, decidí muy al principio que quería un personaje como Jasnah para los libros, ya que estaba meditando sobre ciertas políticas de género y estructuras sociales. (De hecho, describí a Jasnah para mí mismo como «la mujer que Serene cree que es». Sin ningún ánimo de ofender a Serene: ella es joven y yo quería a una verdadera erudita y maestra de la política.)

 

Tomada esa decisión, me lancé a leer muchas obras de autoras feministas, y me aseguré de mantener con algunas amigas feministas unas conversaciones profundas sobre cómo lograr una representación certera. Muchas veces, cuando desarrollo un personaje, me saltan a la cara un par de cosas de mis lecturas y empiezo a usarlas para componer el núcleo de su personalidad. (Por ejemplo, la idea de Kaladin surgió del concepto de un cirujano, adiestrado para salvar a personas, al que envían a la guerra y entrenan para matar.)

 

El ateísmo de Jasnah fue una de esas cosas. En concreto, buscaba un personaje racionalista y humanista como contrapunto a lo mitológico de la ambientación que estaba creando con los Heraldos. Me emocionó muchísimo la posibilidad de tener a un personaje que pudiera ofrecer los motivos científicos dentro del mundo para que sucedieran las cosas que sucedían.

 

Al mismo tiempo, un concepto clave que extraje de esos estudios fue el siguiente: varias autoras y amigas estaban frustradas con la idea de que, muy a menudo en los medios y las discusiones, la gente daba por sentado que una feminista no podía ser también femenina. Me lo explicaron así: «Decir que no deberías tener que entrar en el juego de las normas sociales para las mujeres no debería significar también que ninguna mujer debería jamás decidir entrar en el juego de algunas normas sociales para mujeres». Era cuestión de elección, y de permitir a las mujeres decidir, en vez de permitir que la sociedad las presionara. Esto fue crucial para mi creación de Jasnah.

 

Y por tanto, en mi visión del personaje es fundamental la necesidad de no obligarla a recorrer ningún camino, por mucho que algunos lectores puedan desear que ese camino sea el adecuado. Que Jasnah sea como la he escrito resultaba correcto, sin más. Siempre he considerado que Jasnah compartía algunas características conmigo, y una de ellas es la forma clínica en la que afronto algunas cosas que otros se toman emocionalmente. Aunque no diría que me identifico con su misma opción, ese aspecto de mí forma parte de una semilla de la persona que es Jasnah y de cómo actúa. Y con la ayuda de mis lectores beta, creo que he encontrado su verdadera voz.

 

Dicho todo eso, las personas a las que más me duele decepcionar con esto son quienes sé que esperaban que Jasnah fuese gay. Por respeto a esos lectores, y para asegurarme, intenté escribir el personaje de esa manera en esta novela… y me dio la sensación de que no terminaba de encajar. Evidentemente, hablamos de un personaje y no de una persona real, por lo que todo es inventado de todos modos. Y por supuesto, podría escribir a Jasnah como gay y eso no socavaría ninguna clase de elección para una mujer real.

 

Pero no me resultaba auténtico. Además, ahora que The Way of Kings Prime está disponible, ya puede saber todo el mundo que un punto importante de la trama en su primera caracterización fue que mantenía una relación con un hombre, Taln. (No sé si terminaré ciñéndome a eso, siendo sincero. Dependerá de un buen montón de factores.)

 

Cuando hablé de todo esto con una buena amiga mía que está mucho más implicada con el discurso feminista y la comunidad LGBTQIA+, me sugirió hacer a Jasnah bisexual o birromántica. Me resistí a ello porque sabía que la única relación planeada que tenía para ella era con un hombre, y me parecía hipócrita tratar de insinuar que era así como la veía. (Aunque, en el canon de vuestras mentes, sin duda haya buenos argumentos a favor.) El problema es que Shallan ha ido tendiendo mucho hacia la bisexualidad a medida que la escribía, pero mantiene una relación con un hombre. No sé si es un asunto importante en la narrativa de ficción, pero a mí me resultaría inapropiado, de algún modo, escribir un puñado de personajes bisexuales que luego solo establecen relaciones con personas del género opuesto. Tengo la sensación de que podría hacer más mal que bien al intentar fingir que estoy siendo inclusivo con eso, sin ofrecer en realidad una verdadera representación.

 

Todo lo cual podría llevar a otra pregunta: ¿habrá más personajes en «El Archivo de las Tormentas», o en el Cosmere, que sean LGBTQIA+? Sí, entre ellos algunos personajes importantes con punto de vista. No obstante, me preocupa que hablar demasiado de eso aquí implique por mi parte un tono en el que me esfuerzo demasiado por evadir la cuestión. (Una persona con quien charlé de esto me advirtió que no diera «el mensaje erróneo de que los personajes queer son como fichas de representación que se pueden intercambiar entre ellas y obtener los mismos puntos». Me pareció un consejo muy astuto.)

 

Estoy bastante contento con la caracterización de Jasnah en este libro y, aunque lamento que no pueda ser lo que quería todo el mundo, me emociona desarrollarla como personaje en la segunda pentalogía. La promesa que os hice sigue siendo la misma: que el Cosmere sea un lugar donde exploro todos los aspectos de la experiencia humana. Y un lugar que no solo me represente a mí, sino a tantos tipos de personas y creencias distintas como me sea posible, descritas tan bien como pueda como personajes vivos y dinámicos.

 

Muchísimas gracias a los miembros de la comunidad LGBTQIA+ que me han escrito con sus sugerencias, sus críticas y su apoyo. Y gracias a todo el mundo por tener paciencia conmigo, y con esta serie, mientras sigo dándole forma.
 

Brandon Sanderson en Reddit.

Capítulo 18

Podéis leerlo en inglés y en español. Y aquí tenéis el comentario de Brandon Sanderson sobre él:

Ya os había hablado sobre la estructura extraña que tiene esta novela. Podéis ver cómo se manifiesta esa estructura en este capítulo y el siguiente, que son los últimos de esta parte. En un volumen normal de «El Archivo de las Tormentas», a estas alturas de la novela estaríamos apretando en dirección a un clímax orientado más hacia la acción o hacia el misterio (como el enfrentamiento de Shallan con la Madre Medianoche en Juramentada).

 

En vez de eso, la estructura inversa de la primera parte de esta novela, que empezó con el punto culminante del «libro de entremedias» que no hemos leído, nos lleva a una resolución más centrada en los personajes, con Kaladin tomando su decisión de hacerse cirujano. (Y también con el próximo capítulo, que estará protagonizado por Navani y será tranquilo e introspectivo, para poner fin a la primera parte del libro.)

 

Ya publicamos hace tiempo en mi boletín el interludio de Syl (que va después del capítulo de Navani), e intentamos retirarle todos los spoilers importantes… pero nos dejamos una línea que indica que Kaladin se ha hecho cirujano de nuevo, así que sospecho que muchos de vosotros ya anticipabais la decisión que toma en este capítulo.

 

Aun así, es un momento importante para Kaladin, hacia el que llevaba empujándolo ya un tiempo. Aunque siempre ha sido el hijo del cirujano, en realidad nunca ha tenido ocasión de ser un verdadero sanador y ver qué tal le encaja ese rol como adulto.

 

La semana que viene llegará la última anotación y el último capítulo de esta primera parte. ¡Y después de eso, tendréis el libro entero! ¡Hurra!
 

Brandon Sanderson en Reddit.

Capítulo 19

Como siempre, lo tenéis en inglés y en español. El comentario de Brandon sobre el capítulo es el siguiente:

Este capítulo nos lleva al final de la primera parte de la novela, y con él puede apreciarse del todo la forma invertida que he dado a la historia esta vez. Principio explosivo, final reflexivo. Me costó decidirme entre terminar con Kaladin o con Navani, ya que la decisión del primero de hacerse cirujano era el arco narrativo más importante de los dos, pero la parte de Navani encajaba mejor con la temática del final de esta parte.

 

No me cabe duda de que habrá lectores algo indignados al ver que Taravangian sigue caminando por ahí en libertad mientras Szeth está preso. Coincido con ellos en que es injusto, pero también creo que, por desgracia, resulta fiel a la realidad. Taravangian, pese a sus maneras modestas, es una de las personas más poderosas del mundo. Aunque habría sido estupendo poder encarcelar a Stalin por sus crímenes, en realidad no había posibilidad de hacerlo. Y además, durante la guerra, los aliados lo necesitaban.

 

Con esto no quiero decir que Taravangian sea intocable. Solo digo que lo que leéis en este capítulo era uno de los resultados más probables de su salida a la luz. Su argumento, que sus actos no fueron peores que los de Dalinar, es bastante sólido. De hecho, si además no existieran sospechas de que estaba colaborando con el enemigo, es muy posible que sus órdenes de asesinato no hubieran tenido ninguna consecuencia relevante.

 

Podréis leer su perspectiva sobre todo esto bien pronto, ya que tiene interludios después de cada parte del libro, igual que los tuvieron Szeth en el primero y Eshonai en el segundo.
 

Brandon Sanderson en Reddit.

¡Y esto es todo! Espero que os haya gustado leer las anotaciones del autor a casi todos los capítulos de la primera parte de El Ritmo de la Guerra. A mí, desde luego, me interesaron muchísimo.

Actualizado 14/01/21: Añadida la anotación al capítulo 19.

4 comentarios en «Los comentarios de Brandon Sanderson sobre «El Ritmo de la Guerra» (3/3)»

  1. Me han encantado los comentarios, muy entretenidos e informativos, sobretodo, al menos para mi, el referente a Jasnah y la concepción de Kaladin

  2. Leí el libro completo. Fue decepcionante como bajo la calidad de Sanderson en este libro. Lo único que lo salvo de ser un mal libro fue la trama de la dama de deseo y la de Adolin, porque todos los demás personajes se quedaron estancados. Para ser una saga aventuras en un contexto de fantasía, se perdió el concepto de aventuras.

    1. Curioso, de entre todas, la que menos me llamó la atención fue la trama de Adolin y Shallan. Amé completamente los capítulos de Kaldin, Navani y Venli. En cuanto a la parte de aventura… Supongo que es porque este libro se centro más en el desarrollo de personajes y en la preparación de terreno

Responder a Manu Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *